¡4 trucos para enfriar las bebidas sin hielos!

Ahora sí que sí, el verano está llegando a su fin… y es que, aunque nos de muchísima pena que una de nuestras estaciones favoritas del año se vaya a dar por finalizada estamos seguros de que, sin duda, estos meses han sido increíbles para todos. Playa, piscina, montaña… da igual como hayas disfrutado de tu verano, lo importante es que haya sido inolvidable. Aunque para inolvidable la situación que llevamos viviendo desde las primeras semanas del mes de agosto: ¡no hay hielo en los supermercados! Y la pregunta que todos nos hacemos, ¿es posible enfriar las bebidas sin hielos?

 

A pesar de que parece que la situación se ha controlado un poco más, el racionamiento por parte de los establecimientos de venta al público de hielo es una realidad que nos encontramos todos los días al ir a hacer la compra. Con esta situación muchas personas se han quedado sin ideas para poder enfriar sus bebidas, pero… ¡aquí estamos nosotros para enseñaros cómo enfriar las bebidas sin hielos! ¡Tomad nota!

 

 

Enfriar las bebidas sin hielos, ¿es posible?

 

Como desde The Original Tonic  sabemos que tomar una bebida caliente no es una opción, en el post de hoy os queremos contar diferentes trucos para enfriar las bebidas sin hielos y ¡rápidamente!

 

  • Congelar nuestros vasos. El viejo truco de meter al congelador unos cuantos vasos previamente mojados es uno de los más eficaces a la hora de enfriar nuestra bebida y es que, además, para conseguirlo ¡solo necesitas vasos o jarras de cristal grueso y un congelador! Se trata de mojar unos vasos y meterlos al congelador. Una vez transcurridos unos minutos, los vasos se habrán congelado y, a pesar de que nuestra bebida esté a temperatura ambiente, esta se enfriará por completo por el contacto con el cristal frío.

 

  • Papel de cocina, agua y sal. Probablemente este sea otro de los trucos más rápidos y sencillos para enfriar nuestras bebidas si tenemos un congelador cerca. Para llevarlo a cabo necesitaremos un trozo de papel de cocina, un poco de agua y sal. En esta ocasión, se trata de humedecer un trozo de papel, al que añadiéremos un poco de sal, y utilizarlo para envolver la botella o la lata que deseemos enfriar. A continuación, solamente tendremos que meterla al congelador, esperar unos minutos y… ¡lista para tomar bien fresquita!

 

  • Rodajas de limón y naranja. Todas aquellas personas a las que les gusta acompañar sus refrescos con algún tipo de cítrico, ¡este es su truco! Lo único que tenemos que hacer para enfriar nuestras bebidas en esta ocasión es comprar unos cuantos limones o naranjas, cortarlos en rodajas, meterlos al congelador dentro de una bolsa de congelar o directamente sobre en plato y ¡listo! Cuando tengamos que enfriar una bebida solamente deberemos introducir un par de rodajas del cítrico que hayamos escogido. ¿Lo bueno de este truco? Es que los limones y las naranjas además de que enfrían de forma similar a los hielos no se deshacen y, por tanto, la bebida no se agua.

 

 

La forma más tradicional de enfriar las bebidas sin hielos, ¡el botijo!

 

Aunque somos conscientes de que el uso de este recipiente es cada vez menos común, el botijo es una técnica tradicional infalible para mantener cualquier bebida fría en sitios en los que no hay nevera. No obstante, para conseguirlo se deben de tener en cuenta diferentes factores como la temperatura exterior o las condiciones ambientales factores. Este método no es el más rápido, pero si uno de los más efectivos.

Pero ahora nos queda tener la parte más importante… ¡la bebida! Y qué mejor que una buena tónica premium fresquita para probar estos trucos. ¡Entra en nuestra tienda online y descubre el amplio rango de sabores con el que contamos! Y si queréis seguir conociendo más trucos como estos, seguidnos en nuestras redes sociales, donde además de esto os contamos curiosidades sobre todas nuestras tónicas.

 

 

Share This